Declaraciones Oficiales

Una Respuesta al Veto de la Unión Dominicana

Una Respuesta al Veto de la Unión Dominicana

He recibido muchas comunicaciones preguntando por qué no participé en el reciente evento ‘Batallas de Fe’ en la república dominicana. Ya que son muchos los correos electrónicos y llamadas que he recibido y sigo recibiendo, creo que es conveniente ofrecer una explicación sencilla, clara y respetuosa.

Algunos podrán preguntarse por qué me demoré tanto en ofrecer la explicación que sigue. Hay varias razones entre las cuales están:

Primero, en los últimos dos meses me he dedicado a hacer una producción de 70 programas para transmisión por televisión. Esto ha consumido prácticamente todo mi tiempo.

Segundo, es mi costumbre esperar un tiempo prudente antes de responder a una carta como la que escribieron los administradores de la unión dominicana no sea que mi respuesta se base en las emociones o pasiones más bien que en la lógica y la razón.

Tercero, el hermano Oliver Coronado escribió una carta de tres páginas después del congreso a donde explicó de una manera detallada, sencilla y cortes los problemas que encierra la carta de la unión. Hasta tiempos recientes, pensé que la respuesta a la carta que ofreció el hermano Coronado sería suficiente para aclarar la situación, pero he recibido tantas llamadas y correos electrónicos de todas partes del mundo, inclusive del presidente de mi asociación, que decidí ofrecer mi propia explicación.

Fui invitado a esta actividad por David Gates y Oliver Coronado, hombres que conozco hace años. Por experiencia sé que estos colegas son de incuestionable integridad, que aman la obra y anhelan apresurar la venida de Jesus. Acepté la invitación, con la certeza de que los dirigentes de la obra en dominicana estarían contentos de apoyar las reuniones cuyo propósito era fortalecer el conocimiento y la confianza de los fieles miembros de la unión en el mensaje adventista.

Luego de haber aceptado la invitación, los administradores de la unión dominicana escribieron una carta denunciando la actividad y prohibiéndole a la hermandad que asistiera. Aun cuando yo estaba en desacuerdo con el tono y algunas declaraciones de la carta, después de mucha oración y reflexión, decidí cancelar mi participación pues no quería que se pensase que yo obro en rebelión contra los dirigentes e independientemente de la obra. Siempre ha sido mi costumbre operar dentro de los parámetros de la organización.

En mi opinión, creo que hubiera sido prudente que los administradores de la unión hubiesen pensado un poco más antes de publicar la carta pues algunas declaraciones dejan una impresión equivocada que podría perjudicar el buen nombre del ministerio que dirijo, Secrets Unsealed. Cuando escribimos una carta, no solo debemos expresar lo que pensamos sino tambien considerar el impacto o influencia que tendrá lo que escribimos sobre los que recibirán el comunicado.

La carta se refiere negativamente a los ‘ministerios independientes’. Vale decir que nunca me refiero a Secrets Unsealed como un ‘ministerio independiente’ pues considero que esta designación es inadecuada por dejar la impresión que nuestro ministerio actúa en competencia con la obra. Nuestro ministerio, Secrets Unsealed, es independiente tan solo en el sentido de que no recibimos apoyo financiero de la obra para funcionar pues somos de sostén propio. Nuestro mensaje es idéntico al de la iglesia adventista. Hace doce años somos miembros en regla de ASI y como los administradores de la unión dominicana debían saber, todos los ministerios de apoyo que pertenecen a ASI son reconocidos como legítimos por la organización.

Dediquemos unos minutos para analizar otros aspectos problemáticos de la carta. Desde el mismo comienzo la carta tiene un matiz negativo. Se refiere a este servidor, al pastor Gates y al hermano Coronado con la palabra ‘señores’. En vez de ‘señores’ hubiera sido bueno usar la palabra ‘hermanos’.

La carta podría dejar la impresión que yo carezco de una credencial ministerial que me autoriza predicar en la unión dominicana. Quiero que quede claro que tengo mi credencial ministerial en orden y vigente hasta el año 2021, emitida por la unión del pacifico de la división norteamericana. Además, soy fiel miembro de la iglesia adventista, devuelvo mis diezmos y ofrendas por los canales regulares y creo en, y enseño todas las 28 doctrinas fundamentales de la iglesia adventista.

Otros aspectos de la carta son igualmente problemáticos. La palabra ‘advertencia’ al principio de la carta deja la impresión que la actividad ‘Batallas de Fe’ era algo peligroso de lo cual había que alertar a la hermandad.

Los administradores afirmaron, “hemos sido alertados desde los organismos mayores, AG y DIA que la relación de la organización con los antes mencionados hermanos no es apropiada.” Para mi esta declaración fue sorpresiva. Nadie de la asociación general ni de la división interamericana jamás se ha comunicado conmigo para decirme que ‘la relación de la organización’ conmigo ‘no es apropiada.’ Hasta donde yo sepa, las puertas de la AG y la DIA están abiertas a este servidor.

Por ejemplo, hace un par de meses estuve en San Miguel, el Salvador. Tuve allí una reunión con los obreros en las oficinas de la asociación y prediqué cada noche con el apoyo de la misma. En agosto de este año, la unión colombiana del norte me ha invitado a predicar en una actividad juvenil en la ciudad de Bogotá.  

Los administradores de la unión dominicana tambien escribieron que dan su visto bueno “solo para actividades que estén en armonía con las normas y las buenas costumbres”. Esta declaración insinúa que la predicación en las reuniones de ‘Batallas de Fe’ iría contra las normas y las buenas costumbres de la iglesia. La pregunta clave es, ¿cómo podían los administradores decir esto si la actividad ni siquiera se había realizado todavía? ¿Cómo podían saberlo si nunca se comunicaron personalmente con los organizadores?

Pero la carta se vuelve aún más problemática por la siguiente declaración: “Es una solemne responsabilidad de nosotros ante Dios y ante la organización cuidar de la grey del Señor a fin de prevenir que sean colocadas en sus mentes ideas que podrían trastornar su fe.”

¿Qué podría decir yo de esta declaración? Claramente deja la impresión que los predicadores de ‘Batallas de Fe’ iban a sembrar en las mentes de la hermandad ideas peligrosas que trastornarían su fe cuando el objetivo era exactamente lo contrario.

La carta continua con la declaración que los dirigentes deben proteger a “los miembros de la iglesia Adventista del Séptimo Día en la republica dominicana”. Esta declaración despierta en las mentes de los miembros la idea que el evento ‘Batallas de Fe’ era un evento peligroso del cual los dirigentes debían proteger a los miembros.

El último párrafo de la carta es especialmente problemático. Deja la distinta impresión que los predicadores de ‘Batallas de Fe’ son peligrosos para la obra y que el diablo podría usarlos para confundir y engañar a los hermanos. Reza así:

“Que el Espíritu Santo nos conceda el coraje y el valor de cuidar y proteger la grey del Señor, ahora cuando arrecian las batallas en el gran conflicto cósmico, ahora cuando el diablo está haciendo esfuerzos extraordinarios para confundir y engañar a los fieles hijos de Dios.”

La carta tambien insinúa que los predicadores son disidentes y que los que decidieran asistir a las reuniones podrían sufrir medidas disciplinarias. Así reza la carta: “el Manual de la Iglesia, en el capítulo ‘Disciplina Eclesiástica’ dice que toda actitud disidente debe ser sometida al proceso disciplinario de la iglesia Adventista del Séptimo Día.”

En mi trayectoria de más de 40 años en la obra, he visto que las amenazas nunca logran mucho. La persuasión es mucho más efectiva. Las advertencias y prohibiciones hacen que la gente tenga más curiosidad e interés en la actividad y vuelca a los laicos en contra de los dirigentes. ¡Lamentablemente luego se les echa la culpa de dividir a la iglesia a los que organizaron la actividad!

Quiero mencionar un punto final y luego un texto bíblico. Miles de personas ingresan a la iglesia adventista por medio de ministerios de apoyo tales como Amazing Facts, ADVenir y Secrets Unsealed. Las personas que aceptan el mensaje adventista por medio de estos ministerios, se bautizan, diezman y ofrendan y dedican sus talentos para el crecimiento de la iglesia. Y la ventaja para la obra es que la organización no tiene que invertir ni un solo centavo para que estas personas ingresen a la iglesia.

En cierta ocasión durante el ministerio de Jesus había un grupo de personas que estaban echando demonios en el nombre de Jesus. Los doce se indignaron pues ellos creían que solo ellos estaban autorizados para desempeñar la obra del Maestro. Por eso Juan le preguntó a Jesus si quería que les prohibieran hacerlo a lo cual Jesus respondió:

“No se lo prohibáis; porque el que no es contra nosotros, por nosotros es.” (Juan 9:50)

El punto clave es que el avance y la terminación de la obra exige la ayuda de todos los ministerios de la obra, tanto organizada como de sostén propio. Si todos trabajamos juntos sin rivalidades y con un espíritu de unidad podremos terminar la obra e ‘irnos a casa’.

Bendiciones,
Pastor Esteban Bohr

 

 

Posición en cuanto al ministerio de Hugo Gambetta

Posición de Secrets Unsealed en cuanto
al ministerio de Hugo Gambetta:

En años recientes algunas personas de países hispanohablantes se han comunicado con Secrets Unsealed para averiguar si nuestro ministerio tiene alguna afiliación con el ministerio de Hugo Gambetta. Esto ha hecho necesaria la siguiente aclaración:

El ministerio de Secrets Unsealed no tiene en el presente ni ha tenido en el pasado afiliacion alguna con el ministerio de Hugo Gambetta. Durante más de diez años he tenido conversación o comunicación con Hugo. Es más, nuestro ministerio discrepa con algunas de las ideas teológicas de Hugo entre las cuales están su interpretación de las siete trompetas, su exposición sobre Apocalipsis 17 y su espíritu de independencia de la iglesia organizada.

Secrets Unsealed es un ministerio de apoyo a la iglesia Adventista y respetamos los votos que se tomaron concernientes a Hugo en la Unión del Lago y en la Asociación Regional de la Región del Lago.

Nos han llegado informes que algunos de mis sermones se transmiten en canales de radio y televisión que patrocina el ministerio de Hugo. No hemos autorizado el uso de nuestro material pero tampoco esta en nuestro poder prohibir su uso. Nuestro fin es proliferar el mensaje de la iglesia Adventista por todos los medios posibles.

Espero que esta explicación sea de utilidad para aquellos que tienen preguntas en cuanto a nuestra posición concerniente al ministerio de Hugo.

Sinceramente,

Pastor Bohr