ancla-webbanner.jpg

Escuela de Teología ANCLA 

Atención: Fecha y ubicación de la siguiente clase
se anunciarán una vez que se hayan levantado
las restricciones del coronavirus.

Tema:
con el Pastor Stephen "Esteban" Bohr
 

Fecha:

Ubicación de clase:

Cómo registrarse:
Llame 559-264-2300 | 888-REV-1412
o regístrese por correo electrónico a: info@secretsunsealed.org  

Manual de estudio

Usted aprenderá cómo estudiar las profecías por sí mismo usando métodos de interpretación correctos. No pierda esta oportunidad de afilar su comprensión de las profecías.

Precio:
No hay cobro para esta clase pero es altamente recomendable que cada uno se registre por adelantado, y es importante que cada alumno compre el manual para esta clase.

Gastos Personales:
Cada estudiante es responsable de hacer arreglos para su propia alimentación diaria, su alojamiento y su transporte. 

QUE ES ANCLA?
ANCLA es un curso de estudio a nivel de seminario que se ocupa en estudiar las doctrinas fundamentales de la Iglesia Adventista. Los profesores son el Pastor Esteban Bohr y otros teólogos invitados. La cuota de registración incluye los libros de texto y los materiales que se entregan en clase. Cada estudiante es responsable de proveer su propia alimentación diaria, su alojamiento y su transportación.

LA MISIÓN DE ANCLA
La misión de ANCLA es afianzar a los alumnos en la verdad presente tanto intelectual como espiritualmente de tal manera que no puedan ser movidos. La clase también tiene el objetivo de preparar al alumno teológicamente para que pueda compartir la bienaventurada esperanza con otras personas. El nombre de ancla se desprende de una cita Bíblica y una del Espíritu de Profecía:

“La cual tenemos como segura y firme ancla del alma, y que penetra hasta dentro del velo, donde Jesús entró por nosotros como precursor, hecho sumo sacerdote para siempre según el orden de Melquisedec.” Hebreos 6:19, 20

“Muchos de los que aceptaban el tercer mensaje no habían tenido experiencia en los dos anteriores. Satanás comprendió esto, y fijó en ellos su ojo maligno para vencerlos; pero el tercer ángel dirigía la atención de ellos hacia el lugar santísimo, y los que habían tenido experiencia en los mensajes anteriores les indicaban el camino del santuario celestial. Muchos percibieron el perfecto eslabonamiento de verdades en los mensajes angélicos, y aceptándolos gozosamente uno tras otro, siguieron al Señor por la fe en el santuario celeste. Estos mensajes me fueron representados como un ancla para el pueblo de Dios. Quienes los comprendan y acepten quedarán libres de verse arrastrados por los muchos engaños de Satanás.” Primeros Escritos, p. 256